Las ayudas a la compra y el alquiler se aprobarán con efectos retroactivos a enero

Las ayudas a la compra y el alquiler se aprobarán con efectos retroactivos a enero

Las ayudas a la compra y el alquiler se aprobarán con efectos retroactivos a enero

La aprobación del Plan de Vivienda entra en su recta final.

El Gobierno llevará esta medida al Consejo de Ministros en breve, para ayudar a la compra y el alguiler. Los planes de Fomento pasaban por aprobar este programa en enero, pero finalmente ha retrasado su puesta en marcha para incluir «medidas de acuerdo con las comunidades autónomas» que permitan «agilizar la puesta en marcha de las ayudas».

Para evitar que este retraso afecte a los beneficiarios del programa, el Plan de Vivienda tendrá carácter retroactivo. Es decir, las ayudas podrán solicitarse con efectos al 1 de enero. Así lo anunció recientemente el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en el Congreso de los Diputados donde añadió que se exigirá a las comunidades autónomas que cofinancien el 30% del programa, planteado en mayo de 2017.

Esta y otras cuestiones serán debatidas en la Conferencia Sectorial de Vivienda, que según Fomento será convocada durante la primera quincena de marzo. Antes de ello el Plan de Vivienda deberá ser aprobado por el Consejo de Ministros, lo que deja a Fomento con un margen de un mes para presentar la medida.

Una vez esta pase el filtro de la Conferencia Sectorial, comenzarán a perfilarse acuerdos bilaterales entre las comunidades y el Gobierno, paso previo a la aplicación definitiva del proyecto. Ayer, el ministro de Fomento argumentó que toda la demora mostrada por el Ejecutivo hasta el momento La aprobación del Plan de Vivienda 2018-2021 se produce en un contexto de marcado crecimiento del sector inmobiliario.

Precisamente el martes se conoció que la compraventa de viviendas creció un 14,6% en 2017, registrando así el mayor incremento de la última década y acercándose a las 500.000 operaciones. A ello hay que sumar que los precios del alquiler acumulan ya varios años cosechando importantes alzas de precios en comunidades como Madrid, Barcelona o el País Vasco, lo que ha añadido valor a la vivienda como inversión.

El Plan de Vivienda recoge ayudas de hasta 10.800 euros para aquellos menores de 35 años que decidan adquirir un inmueble, siempre y cuando no tengan una vivienda en propiedad, su renta sea inferior a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y el inmueble vaya a constituir su residencia habitual.

Asimismo el Gobierno pretende contrarrestar la subida de precios que ha registrado el alquiler en España durante los últimos años. Para ello, establece financiar parte del arrendamiento a los jóvenes y a mayores de 65 años, que podrán recibir ayudas de hasta el 50% del importe del alquiler de un piso. Todo ello siempre y cuando la renta mensual sea inferior a 900 euros.

De igual forma, se amplía el límite de las rentas de alquiler hasta los 900 euros (desde los 600 anteriores) por el que los colectivos más desfavorecidos (hogares por debajo del triple del IPREM) podrán acceder a ayudas de hasta el 40% del alquiler. Las ayudas podrán extenderse durante un periodo de tres años.

FUENTE: ABC
http://www.abc.es/economia/abci-estas-ayudas-aquiler-y-compra-vivienda-gobierno-aprobara-menos-201802142048_noticia.html

También te puede interesar

Alquileres turísticos que se escapan al control

alquileres turísticos

Alquileres turísticos se escapan al control de l’Ajuntament de Barcelona.

Alquileres turísticos se escapan al control de l’Ajuntament de Barcelona.

La nueva modalidad de alquileres turísticos que escapa al control de l’Ajuntament de Barcelona.

Los nuevos alquileres turísticos o el arrendamiento de viviendas para uso turístico, denominadas en Cataluña, habitages d’ús turístic (HUT), es un fenómeno en constante auge en la ciudad de Barcelona gracias a las novedosas plataformas de la economía colaborativa, que han suprimido los costes de escala necesarios para poder comercializar alojamientos en un mercado global, permitiendo así a simples propietarios de viviendas el acceso a dicho mercado en condiciones de igualdad con grandes empresas hoteleras y centrales de reservas.

Las externalidades negativas de alquileres turísticos que esta nueva realidad económica está provocando (problemas de convivencia vecinal, desertización comercial, sobrecarga del espacio público, el fenómeno de la gentrificación) han obligado a la Generalitat de Cataluña y al Ayuntamiento de Barcelona a actuar de forma apresurada y a remolque de esta nueva realidad, mediante la aprobación de instrumentos urbanísticos, como el reciente Plan Especial Urbanístico de Pisos Turísticos (Peuat), estableciendo severas restricciones para la realización de esta actividad en las zonas de más presión turística de la Ciudad Condal, y modificando recientemente la Ley 13/2002, de 21 de junio, de Turismo de Cataluña, para aumentar considerablemente el importe mínimo de las sanciones económicas hasta los 60.000 euros para quienes arrienden su vivienda para uso turístico sin licencia, y modificando el decreto 159/2012, de establecimientos de alojamiento turístico y de viviendas de uso turístico (en adelante, el decreto), eliminado el requisito de la “reiteración” que tanta polémica estaba generando entre los operadores jurídicos.

No obstante, tal como ya adelantábamos en un artículo del 18 de septiembre, existe una nueva modalidad de explotación de viviendas para uso turístico que no precisa de licencia administrativa en Cataluña y que está escapando del control de la Administración.

Se trata del alquiler de habitaciones para uso turístico que realiza el propietario que continua habitando allí para obtener una rentabilidad que le ayude a costear los gastos de su vivienda.

El decreto cuando define la cesión de viviendas para uso turístico en su art. 66 no contempla la cesión de una o varias habitaciones solamente, en vez de sobre toda la vivienda. Si bien es cierto que el apartado 2 del citado precepto prohíbe que la cesión se haga por estancias, existen dudas entre los expertos de si esta prohibición estaría contemplando esta nueva realidad económica del alquiler por habitaciones, más teniendo en cuenta que debe hacerse una interpretación restrictiva del art. 66.2 por tratarse de una prohibición.

En el caso de que la Administración acabara interpretando que el art. 66.2 del decreto es aplicable al arrendamiento de habitaciones para uso turístico, debemos tener en cuenta que esta prohibición podría ser considerada nula por vulnerar la libre competencia, tal como ha declarado el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Canarias, sección segunda, en reciente sentencia de 21 de marzo de 2017 respecto de la regulación canaria que contempla la prohibición de los arrendamientos por habitaciones para uso turístico.

A ello debemos añadir que el art. 5.e de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU 94), cuando se refiere a los arrendamientos para uso turístico para excluirlos de su ámbito objetivo, concreta que la cesión debe ser “de la totalidad de una vivienda”; quedando pues en última instancia la duda de si, ante el vacío legal al que hacíamos referencia con anterioridad, los contratos de arrendamiento por habitaciones para uso turístico estarían sujetos a la LAU 94, o en su caso, al Código Civil, habiéndose decantado los tribunales por la sujeción al Código Civil (SAP Madrid, Sección 14ª, de 10-7-2007; y SAP de Ciudad Real, Sección 1ª, de 14-9-2017).

Algunas comunidades autónomas, como País Vasco y Andalucía, se han avanzado a esta nueva realidad económica del alquiler por habitaciones, sujetándola al control de la Administración cuando ésta va destinada a fines turísticos.

Así pues, urge en Cataluña una nueva reforma del decreto que contemple esta nueva realidad económica en los alquileres turísticos y aclare a los operadores jurídicos cuál es su tratamiento jurídico, así como una unificación y homogeneización de la regulación sobre el alquiler vacacional en España.

FUENTE: Diario Expansión
http://www.expansion.com/juridico/opinion/2018/02/05/5a785910ca474183648b4609.html

También te puede interesar

La inversión colectiva a través de crowdlending inmobiliario

crowdlending

 

Alquilar la terraza, el nuevo negocio inmobiliario.

Alquilar la terraza, el nuevo negocio inmobiliario.

Alquilar la terraza, el nuevo negocio inmobiliario.

El alquilar la terraza para celebrar cumpleaños es una tendencia al alza en Madrid y Barcelona.

Los propietarios encuentran en el arrendamiento de sus azoteas o de sus viviendas para la celebración de eventos profesionales o lúdicos una forma de obtener ingresos extra.

¿”Te vienes de terraceo?”.

Con esta propuesta tan sugerente alquila un propietario su terraza, la de su ático, en Moncloa (Madrid). Tiene 40 metros cuadrados y espacio para unas 22 personas. “Terraza superespaciosa y muy moderna en el centro de Madrid con fabulosos atardeceres y vistas a la sierra de Madrid, el faro de Moncloa y el Arco de la Victoria. Dispone de una barbacoa”, resume orgulloso su dueño en Atiko.co, una plataforma de economía colaborativa de alquiler de cubiertas privadas en Madrid y Barcelona. Cobra 250 euros por siete horas. La tarifa de limpieza son 30 euros y pide un depósito de 120 euros.

Son muchos los propietarios que están encontrando un nuevo camino para obtener unos ingresos extras.

Ahora, el alquilar la terraza a particulares para organizar eventos, ya sean fiestas de cumpleaños o grabaciones de anuncios, es una tendencia al alza. Y rentable si se sabe sacar provecho. “Este verano hemos tenido semanas donde había más demanda que oferta. Tenemos unas 10 terrazas en Barcelona que ya han superado los 10 alquileres.

De hecho, hay un anfitrión que ya superó los 3.000 euros de beneficios”, dicen Óscar Jorge y Hilaire Besse, los fundadores de Atiko. El Airbnb de las terrazas, creada en junio de 2017, oferta unas 50 en Madrid y Barcelona.

El alquilar la terraza se trata de sacarle rendimiento a la azotea cuando su dueño está fuera de casa. O no, porque muchos se quedan para ayudar a los invitados. “No son terrazas de vivienda vacías. Son de pisos donde se vive todo el año, con anfitriones que buscan ganar un dinero extra de vez en cuando”, señala Besse. En el 90% de los casos son arrendadas por particulares para celebrar cumpleaños, aunque también reuniones familiares, barbacoas y afterworks. El resto de solicitudes llegan de productoras de cine y otras empresas de eventos. Las azoteas más buscadas son las que tienen barbacoa, buenas vistas y una capacidad mínima para 15 personas.

Cada anfitrión gana unos 200 euros de media, más la tasa de limpieza, por arrendar su terraza unas seis horas. De momento, la plataforma ha reportado más de 20.000 euros a los propietarios.

Pero las azoteas no son el único dulce para los particulares o empresas que buscan un espacio distinto donde convocar un encuentro profesional o lúdico. De hecho, el alquiler de viviendas completas o de una única habitación para grabar anuncios, celebrar eventos, reuniones corporativas, rodar películas o convocar fiestas ha ganado adeptos en el último año.

“Cada vez son más las empresas e incluso particulares que, después del éxito de plataformas como Airbnb o Uber, recurren ahora a propiedades particulares con un alma más hogareña. Tenemos usuarios que buscan desde apartamentos abiertos tipo loft para rodar videoclips a casas de lujo donde celebrar una ceremonia”, dice Belén Sola Rico, fundadora de Espacios+Creativos, portal que reúne espacios en alquiler para eventos o producciones por horas o días.

Las empresas de eventos dejan los platós de rodaje para buscar viviendas, algo que están sabiendo aprovechar tanto los propietarios como las plataformas de economía colaborativa. Es el caso de Wimdu.es, plataforma europea de alquiler de apartamentos privados que permite elegir la opción de “adecuado para eventos” en su web. También Rentalia, el portal de alquiler vacacional del grupo Idealista, ofrece esta posibilidad.

“La modalidad de alquiler es igual que el turístico y, por tanto, puede haber casas vacías que se alquilen por completo o solo habitaciones. Los precios son los que quiera poner su propietario. En el caso de una casa en Madrid, por ejemplo, vale 98 euros la noche, y otra en Barcelona, donde rodaron directores de cine como Pedro Almodóvar, Allan Parker y Wim Wenders, son 300 euros la noche”, señala Javier López, portavoz de Wimdu en España.

El precio se fija, como en el resto de apartamentos, por noche. También hay casas que se ofrecen como espacios para meditación y actividades relacionadas con la naturaleza. En Wimdu las ciudades donde más ha crecido el alquiler para eventos en 2017 han sido Las Palmas (54%), Málaga (51%), Madrid (44%) y Barcelona (43%).

Principales demandantes

Los principales demandantes del portal Espacios+Creativos buscan viviendas para rodajes, sesiones fotográficas para anuncios, programas de televisión, series, cortos y vídeos de YouTube. “Pero también existe otra corriente de usuarios que reclama este tipo de espacios para fiestas particulares (cumpleaños, catas de vinos, cenas privadas.) o celebraciones íntimas (bodas, comuniones, graduaciones.)”, explica Sola. Según su experiencia, “la cantidad mínima por evento no suele ser inferior a 500 euros al día”.

Las comuniones, bodas y congresos son los tres eventos más solicitados en Venues Place, portal que ofrece más de 4.000 espacios, de los que 31 son casas particulares publicadas y otras 50 sin publicitar porque buscan eventos exclusivos. Y es que, además de pisos, hay fincas, cortijos o castillos que encuentran en estos alquileres una forma de mantener sus propiedades.

No todas las casas valen para alquilar la terraza.

Casi imprescindible es que la vivienda disponga de luz natural y de los metros suficientes, ya sea en el interior o en el patio o jardín, para albergar a todo el personal necesario o a los invitados. Por ejemplo, son interesantes “una cocina de estilo campero para rodar vídeos de YouTube, un salón acogedor para una entrevista televisiva, un ático con vistas para una sesión de fotos, puertas originales para anuncios o apartamentos de verano con vistas al mar”, enumera Belén Sola.

Hay que tener en cuenta que todas estas actividades tributan y hay que rendir cuentas a Hacienda. Además, “tienen que cumplir con las normativas que tengan los Ayuntamientos, incluidas licencias. Y tienen que respetar el reglamento de seguridad que exija la normativa, como salida de emergencias”, indican en el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas.

FUENTE: El País
https://elpais.com/economia/2018/01/25/actualidad/1516899037_153485.html

También te puede interesar

Ley de vivienda para atajar la burbuja

ley de vivienda

 

La PAH propone una Ley de Vivienda para atajar la burbuja del alquiler y fijar precios máximos

La PAH propone una Ley de Vivienda para atajar la burbuja del alquiler y fijar precios máximos

La PAH propone una Ley de Vivienda para atajar la burbuja del alquiler y fijar precios máximos

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha propuesto un proyecto de Ley que, de salir, una ley de vivienda que desincentivaría el uso de plataformas como Airbnb.

Unidos Podemos, Compromís, ERC, PDeCAT y Bildu apoyarán la propuesta de Ley en el Congreso que permitiría regular el precio de los alquileres para acabar con la burbuja generada por el alquiler vacacional.

Desde hace pocos años, se ha ido gestando, de forma silenciosa, una batalla entre el alquiler vacacional de plataformas como Airbnb (donde cualquiera puede alquilar su piso por días, semanas o temporadas, o incluso su habitación) y el alquiler tradicional.

Tras la crisis, y debido a un cambio de cultura en la sociedad española, el porcentaje de personas que puede o quiere acceder a la compra de una vivienda es menor, por lo que el alquiler está en alza. A esto hay que sumar que los propietarios de pisos y viviendas con destino a alquiler prefieren hacerlo en el terreno vacacional, pues el beneficio diario puede equiparar al beneficio que se obtendría de forma semanal en el tradicional.

Muchos propietarios están echando a los inquilinos de sus alquileres (de forma legal, por supuesto) para reformarlo y publicarlo en plataformas como Airbnb. Los alquileres que quedan para larga temporada (los tradicionales) son relativamente pocos, por lo que, debido a la oferta y demanda, suben el precio. Hay poblaciones incluso donde los precios del alquiler de larga estancia se han llegado a duplicar (de media, el alquiler ha subido en torno a un 30%).

Explotar la burbuja estableciendo un precio máximo

Afirmando que no se debería especular con la vivienda (es de primera necesidad), la plataforma PAH (Plataformas de Afectados por la Hipoteca), ha planteado al Congreso proyecto de Ley que pretende solucionar precisamente esto, regulando el precio de los alquileres. La Ley de vivienda tendría ámbito estatal y serían los ayuntamientos los que establecerían este tope, aunque se crearía un índice de referencia estatal.

La propuesta de Ley pretendería hacer no rentable a los alquileres tipo Airbnb

En este índice se tendría en cuenta muchas cosas: localización de la vivienda, la capacidad adquisitiva de la población, el número de habitantes, las características de la vivienda, la ubicación y otros muchos factores. Luego, serían los ayuntamientos quienes lo adapten de forma más concreta.

Cómo afectaría a plataformas tipo Airbnb

La plataforma no ha especificado qué ocurriría con los alquileres vacacionales más allá de que esta Ley de vivienda es para acabar con ellos (el texto aún no es público). No obstante, se prevé, gracias a lo que han adelantado, que, mediante esta herramienta, este tipo de alquileres dejarían de ser más rentables que los alquileres de larga estancia.

La nueva Ley desincentivará el uso de Airbnb y otros por parte del dueño del inmueble

Puesto que sería igual de rentables, y, por comodidad (un alquiler de larga temporada es mucho más sencillo de mantener que uno vacacional), gran parte de estos alquileres vacacionales volverían al tipo de alquiler de larga temporada. Ese sería el planteamiento, al menos, de lo que se pretendería obtener con esta propuesta de ley.

Como resumen, pues, tenemos que, por ley, los propietarios de pisos no podrían alquilar el suyo por un precio superior al que establezca la ley. Presumiblemente, se establecería un precio mensual y un precio mensual prorrateado. Este último sería el que afectaría a este tipo de alquileres. La Ley de vivienda, entonces, desincentivará que los dueños saquen partido a sus inmuebles por medio de plataformas como Airbnb.

A menos alquileres vacacionales, aumentará la oferta de alquileres de larga temporada, y por lo tanto el mercado volverá a regularse, acabando por ser más barato, siempre desde el planteamiento de esta propuesta. Pero aquí afectan otros factores: muchos de esos alquileres que salen del mercado vacacional nunca volverán al de larga temporada, pues muchos ni siquiera han estado nunca (hablamos de segundas viviendas y no de inmuebles comprados específicamente para especular).

FUENTE: El Español
http://omicrono.elespanol.com/2018/01/propuesta-ley-alquiler-vacaciones-airbnb/

También te puede interesar

Los pisos de segunda mano suben

pisos de segunda mano suben

 

El alquiler a largo plazo vuelve a repuntar.

El alquiler a largo plazo vuelve a repuntar.

El alquiler a largo plazo vuelve a repuntar.

El alquiler turístico tiene tantos frentes abiertos que son muchos los propietarios que barajan la idea de pasarse al arrendamiento tradicional, el de larga temporada. Ambos dan jugosas rentabilidades, tanto el alquiler turístitico como alquiler a largo plazo, pero cada vez son más los caseros que lo abandonan por el tiempo y dedicación que exige, el papeleo y los requisitos legales, porque carecen de licencia turística o no quieren problemas con Hacienda.

Precisamente el último frente al que se enfrentan llega desde este ministerio que, aunque lleva algunos años reforzando la vigilancia sobre estos inmuebles, ultima un decreto que obligaría a las plataformas de alquiler de viviendas de uso turístico, como Airbnb, HomeAway, Wimdu o Niumba, a identificar a los propietarios y a presentar informes periódicos para que declaren con más detalle su actividad, tal como ya avanzamos en un artículo el pasado 2 de enero.

Además, el alquiler tradicional cada vez es más atractivo: las rentas han subido un 18,4% en España en 2017, según Idealista. Y la rentabilidad no para de crecer: alcanza el 7,29% a finales de 2017, frente al 6,91% del año anterior, según Urban Data Analytics (uDA).

“Poco a poco están empezando a valorar migrar sus viviendas del alquiler vacacional al alquiler permanente, porque los números no salen. En las grandes ciudades el turístico es interesante si se alquila una habitación de la casa donde estás viviendo o la gestión de la vivienda la hace directamente el propietario. Pero si se externaliza, entre la comisión del gestor, los gastos vinculados y el pago de impuestos hace que salga lo comido por lo servido. Además, un alquiler permanente conlleva mucha menos gestión”, señala Fernando Encinar.

Aun así, el alquiler turístico en España es un mercado al alza, sobre todo en Madrid, Barcelona y Sevilla, que lideran el ranking del alquiler vacacional. Los que practican esta modalidad tienen claras sus motivaciones: el 81% de los propietarios considera que obtiene más beneficio y, además, destacan la rapidez con la que se alquila y la creciente demanda, según un estudio de Fotocasa. El 66% de estos arrendatarios calcula que obtiene entre un 5% y 15% más que alquilando de manera tradicional. Y un 12% afirma que con el alquiler turístico obtiene un 20% más de beneficio, añade Beatriz Toribio, responsable de estudios del portal.

Pero, ¿es realmente más rentable este alquiler que el tradicional? No siempre.

Hay que echar números antes de decantarse por alguna opción, ya que factores como la ocupación, la ubicación de la vivienda, el precio y la temporada del año son determinantes para conocer dónde se consigue la mayor rentabilidad. También la coyuntura e inestabilidad política influyen. Es el caso de Cataluña, donde ha bajado la demanda de alquileres turísticos, al igual que las reservas hoteleras.

Echar cuentas

Para conseguir que una vivienda destinada al alquiler turístico sea más rentable que los arrendamientos tradicionales se requiere tenerla ocupada un mínimo de noches, algo que no resulta nada sencillo. Por ejemplo, para tener el inmueble ocupado 15 noches es preciso que tenga turistas todos los fines de semana del mes.

La compañía Alquiler Seguro ha elaborado un análisis que compara los niveles de rentabilidad en ambas modalidades en las ciudades de Madrid y Barcelona durante este pasado mes de diciembre. Para analizar la rentabilidad del alquiler turístico de un estudio en el distrito de Centro de Madrid por el que se piden 60 euros por noche se necesita tener en cuenta los ingresos, los gastos fijos mensuales por consumos y suministros (se calculan 100 euros ) y la tributación a Hacienda (se supone que el propietario tributa un 20% del rendimiento neto del apartamento). A esto hay que añadir el gasto que supone contratar a una empresa que se encarga de gestionar el inmueble (cobra al propietario un 20% del coste de la estancia con un mínimo de 60 euros).

En el alquiler a largo plazo -por el que el propietario pide 750 euros al mes- también hay que tener en cuenta la tributación y los gastos por gestión del alquiler (un 5% más IVA de la renta mensual e incluye la garantía del cobro). Los gastos mensuales por consumos y suministros los paga el inquilino. La conclusión es que este piso madrileño necesita, contando siempre con una media de tres noches por turista, tener una ocupación mínima de entre 21 y 24 noches al mes (entre el 70% y el 80% de media), para poder igualar la rentabilidad del alquiler residencial. Si el propietario tiene la fortuna de ocupar la casa todas estas noches obtendría entre 708 y 832 euros mensuales. En el alquiler permanente ingresaría 684 euros al mes.

Lo mismo sucede cuando se trata de un estudio en el Born (Ciutat Vella). En el caso de Barcelona, además, se ha notado una menor demanda por la crisis política. En el mes de junio este mismo inmueble del Born solo tenía que estar habitado entre 12 y 15 noches (entre el 40% y el 50%).

“Hacer que una vivienda turística sea rentable implica una alta tasa de ocupación del inmueble. De hecho, ahora en algunos distritos de Madrid (Arganzuela, Barajas, Usera o Villaverde) y Barcelona (Les Corts, Nou Barris y Sant Andreu) aunque estuviese con la máxima ocupación el alquiler turístico no sería más rentable que el residencial (alquiler a largo plazo). En la gran parte de los distritos de Madrid y Barcelona es necesaria una ocupación de entre el 70% y el 80%, por lo que alcanzar esta ocupación mínima es tarea complicada”, explica Antonio Carroza, consejero delegado de Alquiler Seguro.

La misma postura sostienen en la plataforma Airbnb.

“En Barcelona, la gran mayoría de los alojamientos son menos rentables que el alquiler de larga duración. El 78% de las casas enteras anunciadas en Airbnb ganan menos que los ingresos que se consiguen en el alquiler de larga duración”, señalan. “Solo un 2,5% de las casas enteras que se anuncian en Ciutat Vella generan más ingresos que el alquiler a largo plazo. En el resto de barrios, esta cifra es de menos del 1%”, detallan.

FUENTE: El País
https://elpais.com/economia/2018/01/04/actualidad/1515081768_415651.html?rel=mas

También te puede interesar

Plataformas de alquiler

plataformas de alquiler

 

Las plataformas de alquiler tendrán que informar a Hacienda.

Las plataformas de alquiler tendrán que informar a Hacienda.

Las plataformas de alquiler tendrán que informar a Hacienda.

Los intermediarios de arrendamientos turísticos o plataformas de alquiler, como las plataformas colaborativas Airbnb o HomeAway, deberán enviar información a la Agencia Tributaria a partir del 1 de julio de 2018, y tendrán hasta final de año para remitir los datos relativos al primer semestre.

Según el real decreto por el que se prorrogan y aprueban diversas medidas tributarias y otras medidas urgentes en materia social, que publicó el 30 de diciembre de 2017 el Boletín Oficial del Estado (BOE), las personas o entidades que intermedien viviendas con fines turísticos estarán obligadas a presentar trimestralmente una declaración informativa.

La norma entró en vigor el 1 de enero

Si bien requiere de un modelo de declaración informativa, el 179, que establecerá los datos, condiciones y procedimiento para su presentación, un documento que ya ha elaborado el Ministerio de Hacienda y que está en audiencia e información pública.

El nuevo modelo 179 tendrá una periodicidad trimestral y deberá presentarse durante el mes siguiente a la finalización de cada periodo, si bien se concede un plazo de adaptación de seis meses para esta nueva obligación. Por ello, pese a que la norma ya entró en vigor el 1 de enero de 2018, las declaraciones correspondientes a los dos primeros trimestres podrán presentarse hasta el 31 de diciembre de 2018.

Deberán presentar el modelo 179 las personas o entidades que presten el servicio de intermediación del uso de viviendas con fines turísticos, ya sea onerosa o gratuitamente. El modelo deberá contener la identificación del titular de la vivienda, la de la persona que ostente el derecho de alquiler del inmueble (si son distintas) y la de las personas o entidades arrendatarias.

También deberá especificar la identificación del inmueble así como su referencia catastral, el número de días de alquiler, el importe percibido y el número de contrato de intermediación del arrendamiento. La puesta en marcha de esta obligación busca prevenir el fraude fiscal en plataformas de alquiler, explicó el Ministerio de Hacienda en un comunicado.

FUENTE: OK Diario
https://okdiario.com/economia/2017/12/30/plataformas-alquiler-airbnb-tendran-informar-agencia-tributaria-partir-2018-1645921

También te puede interesar

Plan estatal de vivienda

Plan estatal de vivienda