Concurs de Cobertes Verdes

Concurs de Cobertes Verdes

Concurs de Cobertes Verdes.

L’Ajuntament  posa en marxa el concurs de cobertes verdes, una iniciativa per aconseguir 10 nous terrats verds i difondre els seus beneficis , tant per a la ciutat com per als edificis a on se situïn.

Les cobertes verdes són uns dels elements claus per aconseguir una ciutat més verda i sostenible, tal i com s’estableix en les mesures de govern com Pla del Verd i la Biodiversitat de Barcelona 2020 i el Programa d’Impuls a la Infraestructura Verda Urbana.

S’atorgaran subvencions per a l’execució de 10 cobertes verdes a la ciutat, prioritàriament en edificis d’habitatge, però també altres edificis amb un fort impacte paisatgístic o que puguin generar una millora de caràcter col·lectiu i social.

Es farà una primera selecció de 50 propostes que comptaran amb una primera ajuda de 1.500€ per a l’elaboració dels treballs tècnics previs. D’aquests 50 projectes, s’escolliran 10 propostes finalistes, que rebran una subvenció de fins al 75% del cost que puguin tenir totes les actuacions i estudis tècnics necessaris (projecte, taxes, impostos…) fins a un límit de 100.000€ per cada coberta.

Aquest concurs sorgeix gràcies a la iniciativa del grup de treball “Cobertes Mosaic”,  format per organitzacions signants del Compromís Ciutadà per a la Sostenibilitat 2012-2022 (membres de la xarxa Barcelona + Sostenible) que treballen per tirar endavant iniciatives  de manera col·laborativa per a fer de Barcelona una ciutat més habitable.

El dia 13 de novembre serà la data límit per a la presentació de propostes en la fase de preselecció (on s’escolliran 50 propostes).

En aquest enllaç podeu consultar les bases del concurs, publicades el 11 de juny al Butlletí Oficial de la Província de Barcelona (BOPB).

FONT: Ajuntament de Barcelona
http://ajuntament.barcelona.cat/ecologiaurbana/ca/concurs-cobertes-verdes

También te puede interesar

¿Donar o heredar la vivienda?

vivienda

 

¿Donar la vivienda o dejarla en herencia?

¿Donar la vivienda o dejarla en herencia?

¿Donar la vivienda o dejarla en herencia? Pros y contras.

Dejar en herencia una vivienda para que los hijos o las personas más cercanas puedan disfrutar de tu bien cuando ya no estés. O ayudar a tus queridos mientras sigas vivo y donarla. Las razones que empujan a decantarse por una u otra opción depende de muchos factores, entre ellos, la situación familiar o social en la que cada uno se encuentre. Uno de los elementos que, según los expertos, suele jugar un papel relevante, es la conveniencia económica de una de las dos opciones frente a la otra.

“El planteamiento correcto, o el que a mí me gusta en estas situaciones”, matiza Antonio Ripoll, notario en Alicante, “es que solo debe donarse aquello de lo que puedes prescindir sin afectar a tu calidad de vida, excepto si tu hijo tiene una auténtica necesidad que, a través de la donación, pretendes colmar”. No hay que precipitarse, pues, y hay que ponderar los riesgos para tu salud financiera. “Es algo así como cuando te dicen que a la bolsa solo se juega con lo que te sobra”. Pero, ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de las donaciones y de las herencias? ¿Y qué obligaciones conllevan?

El usufructo, para donar y seguir disfrutando del bien

Tal y como ocurre en una compraventa, la donación obedece a un acuerdo voluntario entre la persona o las personas que ceden la vivienda y el o los contrayentes. La diferencia es que en el caso de la donación no existe precio.

Algunas veces, sin embargo, los donantes escogen reservarse algún derecho sobre la vivienda a la que renuncian, señala Ripoll. En muchos casos se trata del usufructo, un pacto según el cual el usufructuario puede seguir disfrutando de la vivienda hasta que siga vivo, aunque ceda a otra persona la titularidad, en este caso llamada nuda-propiedad. El nudo-propietario podrá disponer plenamente del bien solo una vez haya fallecido el usufructuario.

Si no se acuerda algo distinto, el régimen general del usufructo prevé que los gastos por “el disfrute de la vivienda, como luz, agua, gastos ordinarios de comunidad o IBI, le corresponden al usufructuario”, destaca Ripoll. Los gastos extraordinarios, por el contrario, “serán del nudo-propietario, con ciertas compensaciones, en determinados casos”. Existen sin embargo algunas excepciones debido a las distintas regulaciones previstas en algunas Comunidades Autónomas.

Si donas, cuidado con el IRPF

En el caso de una donación, quien adquiere la vivienda deberá abonar no solo el Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU, la llamada plusvalía), sino también el Impuesto de donaciones. Solo algunas Comunidades Autónomas (Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia, Canarias y Baleares) prevén bonificaciones de este tributo. El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) indica que, por ejemplo, si un hijo de 30 años recibe de su padre 800.000 euros en efectivo, pagará por este impuesto 200 euros en Canarias, pero 208.000 euros en Andalucía, las regiones en las que el tributo resulta más económico y más caro, respectivamente.

Para Xavier López, director del Área fiscal del despacho de abogados Sanahuja Miranda, es importante destacar que “una donación tributa donde resida la persona a la que va destinada”, pero en el caso de las donaciones de inmuebles, “se pagará en función de donde estos bienes estén ubicados”.

Algo que a veces pasa desapercibido, señalan los expertos, es que el donante también tendrá que echar cuentas con Hacienda y no podrá librarse del fisco por el mero hecho de haber cedido la vivienda sin contrapartida económica. Por el contrario, se verá obligado a integrar en la declaración de la renta la ganancia patrimonial derivada de la vivienda de la que se desprende, como si se tratara de una compraventa. Al no haber intercambio de dinero en una donación, este aspecto “se olvida erróneamente, y luego sorprende”, asegura Ripoll.

La herencia es más barata, pero hay excepciones

La donación de una vivienda puede ser ventajosa por dos razones, según Ripoll. Por la eventual bonificación en el impuesto sobre donaciones y porque quien la recibe se asegura en el acto la recepción de lo donado. Se evita así que la persona que dona pueda cambiar voluntad y reflejar este cambio en sus disposiciones testamentarias o que sencillamente venda la vivienda que podría donar.

El donante, por el contrario, tiene que ser consciente de que, al regalar la vivienda, la pierde, y que puede ocurrir que el donatario no la utilice según sus deseos. Si la donación se hace en favor de hijos menores, subraya el también autor del Blog del Notario, “el régimen de disposición de los bienes, aunque estos sigan controlados por los padres, es distinto y puede requerir determinadas autorizaciones judiciales”.

“Por lo general, las herencias son menos gravosas que las donaciones”, advierte López. “En la mayoría de Comunidades Autónomas, la tributación en caso de transmisión mortis causa suele ser significativamente inferior que en caso de transmisión a través de donación en vida”, añade. No obstante, en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, “existe una bonificación en la cuota marginal del 99% del impuesto sobre las donaciones de padres a hijos”, matiza López. Y, si el bien donado es un inmueble con una antigüedad de más de 25 o 30 años, el impacto del IRPF para el donante se reducirá drásticamente gracias a una serie de reducciones fiscales. Lo mismo ocurre en caso de donación de la vivienda habitual con reserva de usufructo para el donante, señala el letrado.

“Entre otras excepciones, solo ciertas donaciones de padres a hijos destinadas a la adquisición de una vivienda habitual pueden equiparar su fiscalidad al de su adquisición mediante herencia”, ahonda López. Existen también “relevantes reducciones fiscales aplicables en todo el Estado en caso de donación y herencia de acciones en empresas familiares”, recalca.

Las deudas también se heredan

A diferencia de lo que ocurre en una donación, junto con los bienes que se heredan, se transmiten también las deudas. El hecho es que, en la mayor parte del territorio español, “el heredero responde no solo con lo heredado, sino también con lo propio, por las deudas del fallecido, así que es muy importante calibrar el pasivo del difunto”, explica Ripoll.

En este caso también, el heredero deberá abonar tanto el impuesto sobre la plusvalía como el de sucesiones. La cuantía de este tributo, una vez más, dependerá de la Comunidad Autónoma en la que residía el fallecido o aquella en la que haya permanecido más días durante los cinco años previos al fallecimiento. El REAF calcula que, si un soltero de 30 años hereda bienes de su padre por 800.000 euros, la Comunidad Autónoma en la que más tributará por la sucesión será Andalucía, con 164.000 euros; y la región en la que menos abonará por este concepto, por el contrario, será Canarias, con 134 euros. No habrá ninguna consecuencia en el IRPF.

En resumen, “en principio es más ventajoso heredar, pero ¿quién sabe cómo queda la legislación fiscal cuando una persona fallezca?”, se pregunta Ripoll.

FUENTE: El País
https://economia.elpais.com/economia/2017/07/25/actualidad/1500972221_742300.html

También te puede interesar

Ley Hipotecaria

ley hipotecaria

 

Los ocho cambios de la nueva Ley Hipotecaria

Los ocho cambios de la nueva Ley Hipotecaria

Los ocho cambios de la nueva Ley Hipotecaria

Con la nueva Ley Hipotecaria los consumidores tendrán que acudir dos veces al notario antes de contratar una hipoteca, y éste tendrá que explicar todos los riesgos a los que se enfrenta el cliente, bajo amenaza de sanción. Será más fácil cambiar de hipoteca y entidad, y más barato amortizar capital.

Despacio y con buena letra, sobre todo la pequeña. Así ha intentado preparar el Gobierno la nueva ley hipotecaria, cuyo proyecto de ley ya está listo para ser estudiado por el Consejo de Estado, antes de entrar en la fase parlamentaria. En condiciones normales, la ley debería entrar en vigor durante la primera parte de 2018.

Esta normativa cambia aspectos fundamentales como la forma en que un consumidor recibirá información sobre su hipoteca y el papel de los notarios. Además supone rebajas en las comisiones de demora, amortización anticipada, y una flexibilización en el cambio de contratos a tipo fijo a otros a tipo variable, y viceversa.

A grandes rasgos, éstas son las ocho principales novedades de la regulación, que busca proteger a clientes particulares y autónomos.

1º.- Transparencia. Antes de contratar una hipoteca, el banco deberá poner a disposición del cliente diversa información, con detalles sobre todas las cláusulas potencialmente peligrosas, estimaciones de cómo pueden afectar distintos escenarios al pago de la cuota, y cuáles son y cómo se reparten los gastos hipotecarios.

Con esta información, y antes de la firma, el cliente tiene que ir al notario -será una consulta gratuita- para chequear que tiene toda la documentación necesaria y que se han resuelto todas sus dudas. Una vez superada esta primera revisión, el cliente tendría que volver al notario de la mano del banco para sellar el acuerdo.

2º.- Responsabilidad. El notario tendrá responsabilidad en que el cliente entienda todas las cláusulas y que no haya condiciones abusivas en el contrato (se crea un registro de cláusulas prohibidas). Habrá un régimen sancionador en caso de que esto se incumpla.

3º.- Productos asociados. Los bancos deberán ofrecer por separado las hipotecas y los productos hasta ahora vinculados a ella, como tarjetas de crédito, seguros de vida y hogar. Podrán seguir aplicando rebajas en caso de contratarlos, pero deberán detallar el coste y dejar al cliente que los contrate con otras entidades, si le compensa más de esa forma. El Banco de España revisará esta operativa.

4º.- Desahucios. Las entidades no podrán activar la cláusula de vencimiento anticipado (previa a un desahucio) tras el impago de tres cuotas como venían haciendo hasta ahora. El Gobierno eleva el umbral a un 2% de la hipoteca impagada durante la primera mitad de la vida del crédito, y a un 4% durante el resto del contrato.

5º.- Cambio de contrato o entidad. La nueva ley quiere flexibilizar que un cliente pueda cambiar su hipoteca de tipo fijo a variable, y viceversa, y pueda hacerlo a su vez de entidad, con el objetivo de elevar la competencia. Por ello, se fijan topes para las comisiones de reembolso anticipado, hasta el 0,25% en los tres primeros años y del 0% en el resto, con limitaciones también en los aranceles notariales y registrales.

6º.- Amortización anticipada. El Gobierno prohíbe las comisiones de reembolso total o parcial, salvo en los cinco primeros años de una de las hipotecas a tipo variable y para cubrir las pérdidas financieras del banco en los créditos a tipo fijo, hasta determinados límites (3-4%).

7º.- Comisiones de demora. Economía pone un techo a las tasas de demora de tres veces el interés legal del dinero, para evitar abusos como los que se han producido desde algunas entidades bancarias.

8º.- Divisas extranjeras. Se pueden cambiar a euros (o la divisa del país en el que resida el cliente) aquellas hipotecas referenciadas a una moneda distinta, como ocurre con las vendidas en yenes antes de la crisis.

FUENTE: Vozpópuli
http://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/empresas/Asi-seran-hipotecas-desde-2018-ocho-cambios-nueva-ley_0_1047496386.html

También te puede interesar

¿Comprar o alquilar?

Comprar o alquilar

 

¿Comprar o alquilar?

¿Comprar o alquilar?

¿Comprar o alquilar? Resolvemos la duda eterna.

Comprar o alquilar es una decisión muy personal en la que intervienen muchísimos factores externos que son muy complicados de medir.

A la hora de buscar una casa la duda siempre surge: ¿es mejor comprar o alquilar? Y la respuesta que se puede dar es a la gallega: depende. Es una decisión muy personal en la que intervienen muchísimos factores externos que son muy complicados de medir. En primer lugar, el nivel de renta, la situación familiar, el nivel e estudios o el estado civil. En el segundo grupo habría otros factores que se pueden denominar como coyunturales y que vienen motivados por las condiciones económicas que haya a nuestro alrededor.

Sea como sea, el BBVA Research sí recomienda que el régimen escogido sea aquel que supone un mayor valor de capitalización para el individuo. O lo que es lo mismo, aquel que va a maximizar nuestro retorno. Lo primero que conviene tener claro es que la vivienda en compra se puede considerar como un bien de consumo, pero también como uno de inversión. Sin embargo, una casa en alquiler es un bien de consumo que -además- puede permitir abrir el abanico a invertir en muchos otros productos que nos proporcionen una gran rentabilidad a futuro.

¿Qué es lo primero que se debe tener en cuenta?

Pues básicamente la comparativa entre lo que nos cuesta un alquiler y una letra de la hipoteca. Si la cuota de la renta es más baja respecto a la compra; tenemos la solución. Si es a la inversa, una letra hipotecaria resulta inferior al pago mensual del alquiler, la compra es nuestra opción. De hecho, en los últimos años esta última tendencia es la que ha ido imperando en el mercado de la vivienda motivado por los bajos tipos y la corrección de precios que ha padecido el mercado. En concreto, se puede comprobar cómo los gastos de alquilar un inmueble de 100 metros cuadrados (en términos generales y a escala nacional) en marzo de 2008 eran del 5,5% en 2008 a un 6,2% nueve años más tarde. Sin embargo, la cuota hipotecaria en la misma vivienda supone un 4,5% en la actualidad.

El coste de financiación entre comprar o alquilar.

Lo que cuesta financiar la inversión inmobiliaria es otro de los factores que deben medirse a la hora de elegir. La opción de poder acceder de forma cómoda a un crédito es algo que ayuda mucho a escoger. Sin embargo, es cierto que requiere (y más ahora) un importante colchón de ahorros para poder asumir la entrada y los gastos de formalización de hipoteca.

Ahora bien, según el análisis de BBVA Research, se puede comprobar cómo el entorno actual de tipos bajos y estabilización económica está provocando un aumento de las condiciones de acceso al crédito. No sólo eso, es que las condiciones de financiación más laxas que hay en el mercado, unido a los precios más o menos bajas, está llevando a que el esfuerzo económico de los hogares sea inferior en una compra que en un alquiler.

A todo esto hay que sumar la perspectiva futura en cuanto al precio de los inmuebles. Y lo que nos dicen ahora mismo las expectativas del Banco de España es que las casas en España van a subir en los próximos meses.

Conviene también mirar qué ocurre con otros activos para dirimir si queremos comprar o alquilar. No conviene olvidar que, por ejemplo, si nos metemos en la hipoteca debemos consumir ahorros que, de otra manera, podríamos destinar a una inversión en bolsa o renta fija. Ahora bien, si nos fijamos en la evolución de activos de renta fija, parece evidente que -en estos momentos- el ladrillo es una opción mejor.

Por tanto, se puede decir que en estos momentos la opción más interesante podría pasar por la compra. Sin embargo, es cierto que si se encuentran alternativas de inversión con alta rentabilidad, podría resultar mucho más rentable optar por el alquiler. Así que, como siempre, la elección final entre comprar o alquilar pasa por uno mismo.

Recuerde que Finques Chicote, además de ser Administrador de Fincas, también es Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API), por consiguiente podemos alquilar y/o vender su propiedad, sea ésta un piso, apartamento, local comercial, etc. Si duda cuál es la mejor elección en su caso, consúltenos. Le asesoraremos para que pueda escoger la opción que más se ajuste a sus necesidades.

FUENTE: Merca2
https://www.merca2.es/comprar-o-alquilar-resolvemos-la-duda-eterna/

También te puede interesar

Piscinas privadas

piscinas privadas

 

Piscinas privadas a la última para viviendas y edificios.

Piscinas privadas a la última para viviendas y edificios.

Piscinas privadas a la última para viviendas y edificios.

Las empresas se afanan por mejorar los diseños en un sector en el que las instalaciones tienen una antigüedad media de 18 años y entre ellas las piscinas privadas.

En España existen en torno a un millón de piscinas particulares y se estima que más de 72.200 necesitarían ser reformadas en el próximo lustro. Una nueva oportunidad de negocio se abre para un sector que ha visto cómo la construcción de nuevas piscinas menguaba durante la crisis. “El mercado está dando paso a la reforma y renovación. El parque de piscinas privadas tiene una media de 18 años y un nivel de equipamiento muy pequeño. Solo una cuarta parte ha sufrido algún tipo de reforma”, según el último estudio, del año 2016, de la Asociación Española de Profesionales del Sector Piscina (Asofap). El sector cree que la “mejora y automatización del equipamiento, así como la domótica y las nuevas tecnologías, serán un factor clave para la fidelización y externalización de los servicios de mantenimiento que, actualmente, realizan los propios dueños (el 70% de los hogares)”. El presupuesto de la reparación de una piscina puede ir desde los 8.000 hasta los 16.000 euros.

Aunque el sector se reoriente, no deja de lado la obra nueva, donde los creadores de piscinas privadas vuelcan nuevas tendencias para convertir estos espacios de agua en rincones de bienestar. Lo que no cambia es la hegemonía de la tradicional piscina de hormigón, la más duradera, resistente, impermeable y abierta a cualquier diseño. “Las piscinas enterradas de hormigón copan el 88% del parque instalado”, según la patronal.

Poco hondas y lúdicas

La moda y los hábitos mandan. Las piscinas en viviendas particulares se hacen ahora poco hondas y más lúdicas. “Las hacemos de 1,40 o 1,50 metros de profundidad porque tienen menos consumo de agua y porque la gente quiere charlar en la escalera, unos chorros o un banco; para nadar se va a otro tipo de instalaciones”, señala Montserrat Quintana, fundadora de la firma MQS Be Green. Aunque no hay límites en los diseños de piscinas privadas, los expertos aconsejan que se integre con la estética de la vivienda y el jardín: si la casa es rectangular que la piscina sea igual.

Hasta ahora, el revestimiento estrella ha sido el gresite, presente en casi el 80% de las piscinas. Pero le han salido competidores. “Trabajo el interior con piezas de porcelánico de gran tamaño (de 60 por 40 centímetros), como si fuera el suelo de casa, porque tienen menos juntas y hay clientes cansados del gresite (piezas que se caen..)”, dice Quintana. Y si no queda más remedio, esta diseñadora apuesta por los verdes oscuros, los blancos y los grisáceos, pero nunca el clásico azul.

Otra tendencia, esta llegada del mercado estadounidense, es la de usar el mismo material que se coloca alrededor de la piscina como revestimiento, algo factible si se trata de azulejos porcelánicos o piedras naturales (basalto, travertino…). Los amantes de la madera deberían pensárselo dos veces porque, aunque muy estético, es poco práctico por las altas temperaturas que alcanza.

El coste de una piscina de hormigón proyectado (gunitado) depende de la calidad de los materiales, el equipamiento (filtros, bomba..), y los accesorios (focos o sumideros, que pueden ser de plástico o de acero inoxidable). Por eso, una piscina de ocho por cuatro metros con estas características puede costar unos 30.000 euros, apunta Quintana. Las hay más baratas y también más caras. A esto hay que añadir otros 10.000 euros si se coloca bomba de calor para alargar la temporada de baño y cobertor para mantener la temperatura. Cuando se trata de patios o terrazas en áticos, y no de jardines, el modelo es más pequeño: dos por cuatro metros y 90 centímetros de altura. Su precio está en los 15.000 euros.

Si no es de hormigón, otra buena idea son las piscinas de acero inoxidable, que aportan un toque sofisticado. Aunque debe ser de buena calidad porque, de otro modo, se acabarán desestabilizando. Las de arena siguen siendo tendencia para los nostálgicos del mar. Recrean una playa de arena o el cauce de un río y suelen incluir piedras naturales o palmeras. “A la estructura de hormigón se le suele añadir un revestimiento de diferentes compuestos en el que predomina la arena de cuarzo”, aclaran en el equipo de Houzz. Su coste medio es de 20.000 euros, según los expertos de Habitissimo.

Si de estética se trata, nada como las piscinas infinitas o desbordantes, llamadas así porque el agua rebosa por sus bordes creando un efecto de continuidad. Aunque precisan más espacio “y son entre un 20% y un 30% más caras”, señalan en Habitissimo. Hay quien solo ve sentido a esta tipología si se tiene de fondo el mar o una montaña.

Si el bolsillo aprieta, una opción son las piscinas prefabricadas de poliéster. “Son más fáciles de instalar porque el vaso es de una sola pieza”, señalan en Leroy Merlin. Su precio parte de 9.000 euros. O las de paneles de acero, cuyo precio arranca en 2.000 euros. Mucho más económicas son las de superficie que no necesitan obra. “Las hay fijas o desmontables y la forma puede ser redonda, ovalada, octogonal y rectangular”, cuentan en la firma de bricolaje. Pueden ser de plástico o de acero.

La cosa cambia cuando la piscina es para los vecinos y va en la cubierta del edificio. Hay que tener en cuenta las sobrecargas aplicadas al forjado. “Tanto si es portátil, como fija, deberá estar certificada por un técnico cualificado y definir cómo se realizará el mantenimiento”, apunta Enrique Fernández, asesor de Arquitectura del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid.

¿Sal o cloro?

El cloro es la opción más usada, aunque la electrólisis salina no deja de ganar adeptos. “Uno de los aspectos donde observaremos un gran cambio es en el ahorro de dinero, ya que su mantenimiento es más sencillo por el escaso empleo de productos especializados. Solo se necesitan cantidades muy bajas de cloro para determinados momentos”, dicen en Habitissimo. “Evita el tratamiento químico del agua y los riesgos que conlleva: ojos rojos, sequedad de la piel y olor a cloro”, añaden en Leroy Merlin. Y solo hay que controlar los niveles de cloro y de pH dos o tres veces al mes.

Además, “tanto cloro como electrólisis salina pueden mantener el agua de la piscina de un año a otro para evitar el desperdicio de agua y ahorrar costes económicos. Llenar una piscina estándar, de cinco por tres metros, puede suponer 300 euros en la factura del agua”, indican en Houzz.

FUENTE: El País
https://economia.elpais.com/economia/2017/07/07/actualidad/1499437323_969393.html

También te puede interesar

Redes Sociales

redes sociales